one
Operativo Nacional
de Evaluación

Características Generales

Los Operativos Nacionales de Evaluación (ONE) se llevan a cabo periódicamente en las 24 jurisdicciones del país desde el año 1993. Las evaluaciones se implementan en el último año de cada ciclo educativo (3°, 6° y 3ro año de C.B. y último de Ciclo Orientado) en las áreas de Matemática, Lengua, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.

Las pruebas se realizan teniendo en cuenta los Contenidos Básicos Comunes (CBC), Diseños Jurisdiccionales, y los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios (NAP); están conformadas aproximadamente de 30 ejercicios, 28 ítem cerrados y 2 abiertos, entre ellos hay ítem de anclaje, que son un conjunto de item comunes a pruebas diferentes que se aplican a grupos de alumnos también distintos y permiten la equiparación de los puntajes obtenidos.

Tipo de Muestreo

Muestra estratificada y por conglomerados, se eligen en forma aleatoria establecimientos de gestión oficial y privada cuya representatividad difiere en los distintos años.

Instrumentos de Aplicación

  • Pruebas de conocimientos: se evalúan las áreas de Matemática, Lengua, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.
  • Cuestionarios de Contexto: se implementa a los Directores de los establecimientos (con el propósito de conocer las características de la Institución tanto en lo referente al aspecto edilicio como recursos humanos), Docentes (para conocer técnicas y motivaciones que utilizan en el aula, como así también las características fundamentales de la carrera docente) y Alumnos (con el propósito de averiguar los hábitos de estudios, actividades vinculadas a la tarea escolar y características de su hogar).

Niveles de Desempeño

De acuerdo con la experiencia acumulada en la DINIECE y con la decisión política de profundizar y ampliar los resultados a obtener, se propuso un mejor aprovechamiento de la evaluación como herramienta para la gestión y la transformación de las estrategias educativas; nuevos objetivos y acciones, y otras alternativas y recursos técnico-pedagógicos, en el contexto de un nuevo modelo y un nuevo enfoque de evaluación educativa. El nuevo diseño de pruebas para evaluar la calidad educativa se inicia con una propuesta que incluye un doble cambio:

  • Pasar progresivamente en el proceso de construcción de las pruebas de: Pruebas Referidas a Normas (PRN) a Pruebas Referidas a Criterios (PRC). El enfoque criterial traslada el foco de atención de la comparación de resultados entre alumnos o entidades, hacia la descripción de lo que los alumnos saben y son capaces de hacer.
  • Adoptar la Teoría de Respuesta al Ítem (TRI) para el procesamiento y producción de resultados la cual permite: trabajar mejor con ítem abiertos de respuesta breve y de respuesta extendida; trabajar con mayor cantidad de ítem y comparaciones más precisas en el tiempo. Finalmente, la propuesta está orientada a fortalecer la “continuidad” en los procesos de evaluación educativa y enriquecer las concepciones sobre evaluación sostenidas desde esta Dirección, en donde la evaluación interna y externa, así como también los enfoques cuantitativos y cualitativos, pueden ofrecer perspectivas y abordajes diferentes pero también complementarios.

La Argentina ha adoptado una escala de tres niveles (alto, medio y bajo) que se caracterizan de esta manera:

Alto: los alumnos de este nivel pueden alcanzan destacados niveles en todos los siguientes saberes: reconocer datos, hechos, conceptos y valores; realizar procedimientos para obtener resultados, comunicarlos y argumentar sobre ello, explorar e interpretar diversas fuentes de datos; analizar situaciones sociales o de la naturaleza y resolver problemas, sobre los contenidos y capacidades correspondientes a su nivel de escolaridad de acuerdo con los documentos curriculares considerados como referentes.

Medio: los alumnos de este nivel alcanzan satisfactorios niveles en todos o en una mayoría relevante de los siguientes saberes: reconocer datos, hechos, conceptos y valores; realizar procedimientos para obtener resultados, comunicarlos y argumentar sobre ello, explorar e interpretar diversas fuentes de datos; analizar situaciones sociales o de la naturaleza y resolver problemas, sobre los contenidos y capacidades correspondientes a su nivel de escolaridad de acuerdo con los documentos curriculares considerados como referentes.

Bajo: los alumnos de este nivel presentan dificultades para alcanzar un nivel satisfactorio en una mayoría relevante de los siguientes saberes: reconocer datos, hechos, conceptos y valores; realizar procedimientos para obtener resultados, comunicarlos y argumentar sobre ello, explorar e interpretar diversas fuentes de datos; analizar situaciones sociales o de la naturaleza y resolver problemas, sobre los contenidos y capacidades correspondientes a su nivel de escolaridad de acuerdo con los documentos curriculares considerados como referentes.