Bibliotecas Populares

Historia

Las bibliotecas populares son instituciones centenarias cuyo origen se remonta a la Ley 419 sancionada el 23 de septiembre de 1870. Su inspirador fue el entonces Presidente de la Nación Domingo Faustino Sarmiento quien envió al Congreso de la Nación el proyecto de creación de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares. (julio 1870).

En 1986, esta Ley fue reemplazada por la 23.351, que le da la denominación de Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP). Como misión de las bibliotecas populares señala: “canalizar los esfuerzos de la comunidad tendientes a garantizar el ejercicio del derecho a la información, fomentar la lectura y demás técnicas aptas para la investigación, la consulta y la recreación y promover la creación y difusión de la cultura y la educación permanente del pueblo” . La Ley también crea, en su artículo 14º, el Fondo Especial para bibliotecas populares .

Estos recursos especiales permitieron, a partir de 1989, que la CONABIP, a través de apoyos concretos y sostenidos incrementara el material bibliográfico y multimedial, el mejoramiento de los edificios, la capacitación bibliotecaria y dirigencial, innovación tecnológica, servicios de extensión bibliotecaria especiales –bibliomóviles - y la transformación y dinamización del sistema bibliotecario popular.

La Comisión Nacional está conformada por un presidente, un secretario, cinco vocales y una Junta Representativa Nacional compuesta por delegados de federaciones y representantes gubernamentales de todas las provincias y de la Capital Federal.

La Subsecretaría de Cultura, en el año 1988, organiza el Área de Bibliotecas Populares para lograr una efectiva participación y movilización de los sectores sociales. A principios de los ’90, convoca a todas las bibliotecas populares al lanzamiento del proyecto “Dinamización de Bibliotecas Populares”, y propone la formación de una asociación que las nuclee para participar, junto con la Subsecretaría de Cultura, en la Junta Representativa de la Comisión Nacional. Nace así una Comisión Provisoria con representantes de bibliotecas pampeanas.

Juntos – Área y Federación – comienzan a trabajar en el ante proyecto de una Ley Provincial, que se sanciona en 1993 y lleva el nº1449 que establece el Sistema Provincial de Bibliotecas; se reglamenta en 1994. Entre otros beneficios, en el artículo 7º, inciso c, establece el otorgamiento de subsidios destinados a cubrir cargos bibliotecarios para las bibliotecas populares.

La Federación de Bibliotecas Populares, también se constituye legalmente el mismo año.

Objetivos

  • Potenciar las bibliotecas populares ya existentes. 
  • Fomentar la creación de nuevas.
  • Asesorar en la constitución legal de las instituciones.
  • Oficiar como organismo técnico asesor, junto con la Federación de Bibliotecas Populares, ante la Conabip.
  • Potenciar las acciones individuales y colectivas de cada biblioteca .
  • Realizar atención personalizada con cada una, apoyando sus iniciativas y gestionando sus demandas. 
  • Promover acciones para dinamizar sus servicios. 
  • Elaborar proyectos de capacitación para dirigentes y bibliotecarios. 
  • Distribuir el material bibliográfico, musical y videográfico de autores pampeanos.

Para lograr los objetivos propuestos, la Subsecretaría de Cultura, a través del Área, pone en marcha distintas acciones. En primer lugar, en el año 1989 realiza un Relevamiento de las bibliotecas populares , que dio como resultado que 28 bibliotecaspopulares reconocidas por Conabip funcionaban en diferentes condiciones. Cifra inferior a la de 1957 que arrojaba un total de 54 instituciones.

A partir de esta constatación, comienza una etapa de intenso trabajo, movilización y compromiso para revitalizar, dinamizar y crear nuevas bibliotecas, que hoy suman 70, distribuidas en 62 localidades. Este proceso contó con la participación de los habitantes de cada localidad, municipios, dirigentes, bibliotecarios, asociaciones, docentes, entre otros, que con el apoyo del Gobierno Provincial, de Conabip y de la Federación de Bibliotecas Populares, hacen de la interacción y el compromiso un camino en crecimiento y expansión.

Contacto: Área Bibliotecas Populares, Secretaría de Cultura